jueves 13 de agosto de 2009

Las estadísticas son tozudas: uno de cada 100.

Y vuelven a decir que un niño de cada 100 sufre Trastorno del Espectro Autista. Este último estudio lo ha efectuado la National Survey of Children's Health, (empresa norteamericana de demografía y salud infantil), con una macro encuesta telefónica a más de ochenta mil familias, así que la muestra es muy significativa y a su vez bastante fiable, aunque eso sí, no deja de ser una encuesta telefónica, por lo tanto, no son resultados oficiales.

A destacar en el gráfico adjunto, de los 81.867 casos evaluados, 912 niños tienen T.E.A. (el 1,11%). Y de los 912 niños con T.E.A., el 54,5 % es de grado leve, el 35,53 % de grado moderado, y solamente el 18,31 % lo es en grado severo.

Jugando luego con los gráficos y las estadísticas en la página señalada, se llega a una conclusión: la proporción de casos más leves y moderados se da en las familias con mayor poder adquisitivo, lo cual no tiene mucho sentido a no ser, como creo que queda demostrado, que las horas de terapia que unos pueden costear y otros no tanto, incide en su recuperación.

Lo que queda totalmente demostrado es que la abrumadora mayoría de los estudios realizados coinciden en señalar que la prevalencia del autismo está en alza, y que a este ritmo, en un futuro próximo, tendremos una gran comunidad de personas con autismo a las que habrá que proveerles de toda clase de apoyo, servicios y planes centrados en su persona, y que si los gobiernos no se ponen las pilas y rápido, esto puede estallar en sus manos.

Fuente: NATIONAL SURVEY OF CHILDREN'S HEALTH