martes 17 de marzo de 2009

SOLIDARIDAD CON APNAV


La Asociación Valenciana de Padres de Autistas -APNAV- solicita ayuda para mantener el Centro de Día para personas con autismo "Angel Rivière", podéis acceder AQUI a la información.

lunes 16 de marzo de 2009

La Vanguardia rectifica y publica un escrito de la Defensora del Lector.

Fuimos muchos los que desde ASPAU, entre otros tantos, escribimos a la Vanguardia en protesta por un artículo sobre autismo aparecido en el Magazine, y ha dado sus frutos.

LA DEFENSORA DEL LECTOR
Tratar con la enfermedad

Marga Soler - 15/03/2009
Un breve texto sobre el autismo en el 'Magazine' molestó a los lectores que conviven con esta enfermedad
Autista: "Dicho de una persona: afecta de autismo". Autismo: "Repliegue patológico de la personalidad sobre sí misma", según la Real Academia. ¿Es apropiado atribuir esa condición al lehendakari Ibarretxe, al piloto automovilístico Kimi Raikkonen, al futbolista Messi o al director de orquesta Eiji Oue? Es evidente que no, pero este diario los ha calificado como tales en diversos artículos y también ha aplicado el término a la política italiana, a la arquitectura, a ciudades como Madrid o Munich… Se estima que un niño español de cada 150 sufre trastornos del espectro autista (TEA), por lo que la incidencia en la población pediátrica es más habitual que el cáncer, el síndrome de Down, la espina bífida o la diabetes. "Ver como se usa la enfermedad de nuestros hijos - se lamenta por teléfono Monica Oncina-para calificar de modo peyorativo actitudes, personas o situaciones nos duele y exaspera". El detonante que movilizó a los lectores fue la publicación en el Magazine del 22 de febrero del reportaje "Con derecho a la felicidad", que incluía el texto sobre el autismo "Anna se guarda del mundo", donde se decía que "la sintomatología autista es frecuente en niños que vienen de orfanatos con pocos medios por la falta de afecto y caricias que a veces sufren durante los primeros meses de vida".. La lectora Neus Payerol, presidenta de la Associació Aprenem, escribe: "Este artículo ofrece una perspectiva plagada de parcialidad y da una visión del autismo propia del siglo pasado. Hay muchas teorías acerca del autismo, pero hay que matizar que sólo una tiene una evidencia científica demostrada: la que establece su origen neurobiológico. La teoría basada en el entorno afectivo, sugerida por el reportaje, fue científicamente refutada hace ya varias décadas". La lectora citada primero, Monica Oncina, que es madre de dos gemelos autistas, añade: "Somos muchas las madres y los padres que amamos profundamente a nuestros hijos, que luchamos para integrarlos en la escuela ordinaria y para mejorar su inclusión social, y artículos como este no ayudan en nada y nos hacen mucho daño". Los responsables del Magazine recuerdan: "En numerosas ocasiones hemos tratado temas relacionados con la discapacidad porque consideramos imprescindible hacer visibles y dar voz a los colectivos que luchan por la igualdad de derechos, sea cual sea su condición. Esta vez el propio titular, ´Con derecho a la felicidad´, es toda una declaración de principios sobre las personas con discapacidad intelectual. En este marco, el reportaje dedica unas pocas líneas al autismo. Posiblemente por su brevedad, se trata de forma parcial una dolencia sumamente compleja y se sitúa el acento en unas teorías superadas ya por la ciencia.. El resultado puede resultar doloroso para los padres de niños y niñas autistas y, por consiguiente, pedimos disculpas. El autismo precisa un tratamiento mucho más profundo. El Magazine ya lo ha tratado a fondo en otras ocasiones y volverá a hacerlo en el futuro". No se sabe con certeza qué provoca el autismo, ni existe ningún modo de detectarlo durante el embarazo, ni un único criterio de atención a los enfermos. Pero, por supuesto, los padres no tienen ninguna culpa. Además de tratar los temas médicos con especial tacto, no estaría de más que se erradicaran los usos, en sentido figurado o peyorativo, de expresiones que pueden ofender a quienes realmente padecen una enfermedad, se trate de autismo, esquizofrenia, depresión o alzheimer.... Los afectados merecen ese respeto.